Ensayo a la presentación: “La Aldea Global” – Alta Dirección de Empresas

ALDEA GLOBAL

El término de “aldea global” fue acuñado por el filósofo canadiense Marshall McLuhan, como expresión de la exponencialmente creciente interconectividad humana a escala global generada por los medios electrónicos de comunicación. En 1968 se publicó su obra “Guerra y paz en la aldea global”, en donde profundiza en las características de ese concepto.

El principio que destaca en este concepto es el de un mundo interrelacionado, con estrechez de vínculos económicos, políticos y sociales, producto de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC’s), que disminuirían las distancias y las incomprensiones entre las personas y serían promotoras de una conciencia global a escala planetaria. Esta profunda interrelación entre todas las regiones del mundo originaría una poderosa red de dependencias mutuas, en pos del desarrollo sustentablede la Tierra, superficie y hábitat de esta aldea global.

Como paradigma de aldea global, McLuhan eligió la televisión, y la llamó “el gigante tímido”, pretendiendo generar conciencia acerca de su enorme poder. No es de extrañar que haya sido la figura principal del Primer Encuentro Internacional de Comunicación, celebrado en Acapulco, en el primer lustro de la década de los 70’s del siglo anterior, y en cuyo patrocinio participó activamente el sr. Emilio Azcárraga Milmo.

El pensamiento de McLuhan respecto a los medios de comunicación se inició a partir delas siguientes ideas:

· Somos lo que vemos.

· Formamos nuestras herramientas y luego éstas nos forman.

Derivado de la idea primigenia de McLuhan, se utiliza el término globalización, pero arriba ya describí el alcance original del término.

El Diccionario de la Real Academia Española registra globalización, como la “tendencia de los mercados y de las empresas a extenderse, alcanzando una dimensión mundial que sobrepasa las fronteras nacionales”.

En extenso, la globalización es un proceso económico, tecnológico, social y cultural a gran escala, que consiste en la creciente comunicación e interdependencia entre los distintos países del mundo unificando sus mercados, sociedades y culturas, a través de una serie de transformaciones sociales, económicas y políticas que les dan un carácter global. La globalización es a menudo identificada como un proceso dinámico producido principalmente por las sociedades que viven bajo el capitalismo democrático o la democracia liberal y que han abierto sus puertas a la revolución informática, plegando a un nivel considerable de liberalización y democratización en su cultura política, en su ordenamiento jurídico y económico nacional, y en sus relaciones internacionales. Se ha generalizado simbolizarla con la caída del Muro de Berlín el 9 de noviembre de 1989.

Se caracteriza en la economía por la integración de las economías locales a una economía de mercado mundial donde los modos de producción y los movimientos de capital se configuran a escala planetaria (“nueva economía) cobrando mayor importancia el rol de las empresas multinacionales y la libre circulación de capitales junto con la implantación definitiva de la sociedad de consumo.

La globalización es un fenómeno complejo, no debería ser sorpresa por lo tanto que provoque diferentes reacciones entre diferentes individuos o grupos. Algunas características críticas son:

· La apertura generalizada de los mercados de bienes y capitales que sugiere el fin de los bloques comerciales, tratados regionales e independencia económica de los países pero al mismo tiempo facilita la capacidad de resolver necesidades económicas que actores locales han sido incapaces de satisfacer.

· La creciente privatización de los sectores económicos, junto al auge de la empresa multinacional y el decaimiento de empresas y estado nacionales.

· El aumento de la competencia que por un lado incrementa la cantidad y calidad de los productos y por el otro amenaza las condiciones de trabajo (incluyendo salarios) y la sobrexplotacion del medio ambiente

· El intercambio cultural que amenaza una pérdida en la integridad de las culturas o identidades nacionales de los países participantes versus la oportunidad de diversificar y enriquecer las costumbres.

· El reforzamiento de una conciencia de “comunidad humana” versus la adquisición acritica de elementos culturales de sociedades dominantes.

· El posible decaimiento del nacionalismo y surgimiento del internacionalismo.

· El poder político de empresas sobre los países.

· La generalización de la democracia y el estado de derecho como formas de gobierno predominantes a nivel mundial versus el resurgimiento de áreas y periodos de profunda inestabilidad política debido, por un lado, a la pérdida de poder por parte de los gobiernos (produciendo los llamados estados fallidos) y, por el otro, al rechazo a lo que se ve como concepciones occidentales de hacer política.

Las críticas radicales al proceso globalizador configuran lo que se denomina movimiento antiglobalización o altermundismo y sus cabezas mediáticas generalmente están ubicadas en un contexto nacionalista, de extrema izquierda, de alguno de los nuevos movimientos sociales progresistas, de la socialdemocracia ortodoxa (aquella que rechaza la Tercera Vía) o del populismo tercermundista (que puede incluir componentes antioccidentales o antiestadounidenses), así mismo varios movimientos religiosos conservadores y la extrema derecha se han posicionado en contra de la globalización. El punto en común mayoritario que tienen estas críticas es que equiparan globalización a imperialismo y neocolonialismo.

No todos los países, ni sus entidades federativas o individuos, se globalizan con igual resultado positivo. Los países altamente desarrollados han sido los más exitosos, los que no los son se quedan en la internacionalización. El desarrollo de lo que se denomina “Glocalización”, es decir, la acción a nivel de áreas geográficas circunscritas utilizando los fundamentos de la globalización, parece ser prometedor en el futuro. Es en este contexto en donde se debe plantear el gobierno federal en México, ¿qué camino tomar?

Evidentemente la respuesta no es fácil y mucho menos las instrumentación de las políticas públicas para lograrlo.

Presentación: Dr. Luis Lauro Calzado Rodríguez

Ensayo Por: José Antonio García García

Esta entrada fue publicada en Alta Dirección y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>