ALTA DIRECCIÓN DE EMPRESAS – IMPACTO EN LA GLOBALIZACIÓN

JOAQUÍN CONTRERAS PÉREZ

Administración Global

Globalización

En la etapa de inserción de México a los procesos de globalización y transnacionalización se distinguen tres aspectos: a) la asfixia financiera y la necesidad de capitales; b) las reformas legales para la inserción plena de México en el comercio internacional que han derivado en c) los tratados de libre comercio suscritos por el país. Estos aspectos han tenido a su vez derivaciones políticas y sociales, entre ellas las políticas educativas actuales.

Cómo resultado de la cuantiosa deuda externa, aunada a las limitaciones presupuestarias que comprimieron el accionar del sector público, y a la tradicional inversión del sector privado nacional, las agencias internacionales de financiamiento impusieron restricciones financieras y crediticias durante las dos últimas décadas. La consecuencia ha sido una fuerte disminución de la inversión bruta interna en el país. Este conjunto de factores han producido una creciente y aguda necesidad de capitales tanto en México como en la región. Frente a esta compleja situación, tanto el sector público como privado han apelado a la inversión externa para solucionar parcialmente la grave liquidez existente.

Una de las consecuencias es que los gobiernos mexicanos de los últimos cuatro sexenios, han promovido la instalación de empresas maquiladoras, ofreciendo como atractivo, mano de obra barata y calificada para puestos operativos y técnicos medios. El  resultado ha sido la necesidad de modificar los sistemas educativos, a fin de proveer de manera suficiente y adecuada los recursos humanos que esa modalidad de la industria requiere.

El discurso publicitado por los gobiernos que han utilizado abundante flujo de inversiones externas hacia la región, ha sido calificando como un “milagro” atribuible a las reformas económicas puestas en práctica, con lo cual pretenden reforzar la legitimidad del modelo económico y social, pero pretenden desconocer que en su gran mayoría son capitales especulativos, o capitales “golondrinos” que acuden a la región debido a los altos rendimientos que se ofrecen y, se obtienen en los diferentes países; y una vez conseguida la ganancia esperada emigra rápidamente hacia otros horizontes.

Los países más desarrollados han adoptado durante los últimos quince años, una postura extremadamente proteccionista que tiende a demoler los fundamentos del liberalismo clásico para así proteger y asegurar los intereses de las empresas transnacionales por encima de un orden económico internacional más justo.

La definición de modernidad como proceso de reestructuración productiva puede explicar las nueva formas de concentración del capital, lo cual debe contrastarse en su momento con las nociones de modernidad esgrimidas como uno de los ejes sobre los que se asientan la reestructuración del sistema educativo mexicano.

Los componentes de la modernización educativa son:

El retiro del Estado Federal de la educación mediante la descentralización administrativa y la federalización, el traslado del financiamiento, mantenimiento y equipamiento de las escuelas a los Estados y Municipios; la privatización de la educación básica mediante la política de gratuidad con costos compartidos, y para la educación superior mediante la recuperación plena de los costos educativos con el alza de las cuotas y canalizando la demanda a los servicios particulares; la atención a la población marginal mediante programas compensatorios; marginación de los sindicatos en la toma de decisiones -en la educación básica acotamiento del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) que conservará su condición nacional después de la federalización y participa en negociaciones y distribución de los recursos de Carrera magisterial, pero con negociaciones salariales a nivel de gobiernos estatales-; en la educación superior se margina completamente a los sindicatos universitarios de la negociación salarial al no participar en la política de estímulos al personal académico y administrativo. Se individualiza la evaluación del magisterio, en la educación básica con la “Carrera Magisterial “ y en los niveles superiores institucionalmente mediante el proyecto FOMES y con el sistema de estímulos individualizados de acuerdo al desempeño personal. Una explícita vinculación entre el sistema productivo y el educativo en la educación básica y en los niveles superiores encauzando la demanda estudiantil hacia carreras técnicas y mediante la creación de las Universidades Tecnológicas.

La relación que hay entre globalización, cultura y desarrollo es mucho más dinámica, también podría admitir la existencia de oportunidades para el desarrollo cultural. El reto para los países subdesarrollados en el contexto de la globalización, no es que las oportunidades de desarrollo no estén presentes, el dilema está en lograr aprovechar las oportunidades existentes, las cuales exigen determinados requerimientos que muy pocos países subdesarrollados pueden o han sido “capaces de alcanzar”.

Esta meditación conduce a la idea, de que la globalización pudiera ser inevitable en tanto se considere como un proceso de reestructuración económica y cultural global resultado de la evolución del conocimiento científico.

En los Estados Unidos de América, los proveedores de atención sanitaria en los países en los que hoy día predominan la financiación y la provisión públicas. (26). En el mundo, aproximadamente el 30% de toda la actividad económica corresponde a servicios prestados por el Estado (públicos). Dado que la mayoría de ellos son servicios esenciales, es decir, tienen un mercado garantizado al menos entre las personas capaces de costeárselos privadamente.

Actualmente las empresas reconocen que la única forma de sobrevivir y prosperar a largo plazo, es funcionar de una manera social y ambientalmente responsable.

Por otro lado, es notorio que la globalización, en el marco de malas decisiones de gobiernos y organizaciones internacionales, han fallado por no considerar el impacto que tiene en el empleo, pues utilizar tecnología de punta conlleva disminuir el número de personal humano en la fábrica, aunado a que algunas empresas no han sobrevivido al reto de la competencia mundial y han cerrado, elevando aún más el número de desempleados en diversos países.

Para ser competitivo, hay que participar en los actuales escenarios y contar con novedosos conocimientos administrativos y que se generen nuevos paradigmas que permitan participar más exitosamente, especialmente ante las nuevas oportunidades que el escenario nacional está ofreciendo, con una nueva apertura de Comercio Exterior que le favorezca en la conquista y penetración de mercados, teniendo al frente una alta dirección innovadora, capaz de generar estrategias globales arriesgadas, comprometidas, capaces e imaginativas.

Esta entrada fue publicada en Alta Dirección y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>